Acondicionamiento acústico interno: 
Debido a su excelente capacidad de absorción sonora, que incluyen valores de hasta 0.95 de NRC  en solo 2” de espesor, la ACP  permite al recubrir cielorrasos, cubiertas y/o  paredes, “acustizar” el espacio en cuestión, evitando así las indeseables reverberancias que producen las superficies duras y sin tratamiento.

Acompañando las características espaciales del lugar, el sistema de proyectado de la ACP sin costuras ni estructuras de sostén  -que con el tiempo suelen degradarse y/o desprenderse –  logra asegurarnos de cubrir el 100% de la superficie elegida evitándonos fugas y/o filtraciones.

Aislamiento hacia el Exterior:
Como todo material acústico de gran absorción, y al ubicarse pegado a cierre superior del espacio, ayuda a retener el sonido dentro del mismo y limita el traspaso de las ondas sonoras hacia el exterior.  Dependiendo de su conformación y detalle constructivo, se obtendrán los valores en decibles necesarios para el correcto aislamiento del lugar.

Aislamiento Tèrmico y Control de condensación:
Gracias a sus fibras cerradas, la ACP impide que el calor y la habitual humedad reinante en el  interior de estos espacios, toque la superficie fría de la cubierta que da al exterior, impidiendo así la formación de gotas de agua internas que suelen caer en el interior del local. Por lo tanto no es necesario colocar una barrera de vapor que por su condición impermeable anula la capacidad acústica del producto.

#confianzaacustica